¿Qué siente esa persona por mí? ¿Tendremos un futuro largo y prometedor? ¿Esa persona en la que tanto pienso sentirá lo mismo que yo? Todas éstas son preguntas que nos hacemos todos en nuestra vida ya sea teniendo pareja o intentando encontrar esa persona que nos hace sentir tantas emociones y vivir tantas buenas experiencias, pero… ¿cómo saberlo?

Para ello tenemos las cartas del tarot del amor que nos dirán qué nos deparará tanto nuestro presente como nuestro futuro con esa persona tan especial que o bien tenemos o bien está por venir, por eso necesitamos siempre tener en mente preguntas concretas tratando de no mezclar emociones ni personas.

Todos los tipos de tarot y más el tarot del amor requiere que tengamos una actitud totalmente positiva sean cuales sean los obstáculos ya que, aunque nos salgan cartas que no sean demasiado buenas todo se puede superar con esfuerzo y dedicación, eso es por ejemplo lo que nos dice la carta de La Estrella, una de las cartas más positivas y alentadora de todas.

Está claro que el tarot del amor es el más consultado puesto que también es el que en muchas ocasiones nos hace perder la fe, nos deja confundidos y sin respuesta, por ello la curiosidad que caracteriza al ser humano le lleva a querer saber sobre esa persona tan querida o esa persona que próximamente llegará a sus vidas.

Cómo leer las cartas en el tarot del amor

Lo primero que debemos de saber es que existen dos tipos de cartas, los arcanos mayores y los arcanos menores que hacen un total de 78 cartas.

Los arcanos mayores están divididos en 22 cartas y se pueden utilizar para consultar por ejemplo la evolución de una relación o para tomar una decisión amorosa.

Para saber la evolución de una relación lo que tenemos que hacer es mezclar las cartas con la mano izquierda y poner sobre la mesa tres cartas, la de la izquierda simboliza el pasado, la del centro el presente y la de la derecha el futuro.

Para tomar una decisión amorosa tenemos que poner el mazo sobre la mesa una vez mezclado y entonces hacer la pregunta mentalmente, a continuación, damos la vuelta a la carta y el arcano nos dirá la respuesta.

Los arcanos menores están divididos en 56 cartas a su vez divididas en cuatro palos que básicamente son los de la baraja española: espadas, copas, bastos y oros.

Éstos por ejemplo se pueden utilizar para hacer preguntas de sí y no (¿mi pareja me ama? ¿mi pareja es fiel? ¿me reconciliaré con mi ex?) por lo que los números pares nos darán una respuesta positiva y los impares una respuesta negativa. También hay que saber que el caballo y el rey son positivos y la sota y la reina son negativos. Hay que tener en cuenta que por cada pregunta debemos de mezclar las cartas de nuevo y que las preguntas han de poderse contestar como positivo y negativo.

Origen del Tarot del amor

¿Quién inventó el tarot? ¿en qué año surgió? A día de hoy es imposible saber a ciencia cierta cuándo se inventó el tarot ya que, aunque las primeras referencias aparecen en el siglo XV, es imposible determinar su año exacto puesto que ya existían conexiones entre el tarot italiano y un posible tarot egipcio según estudios realizados por Antoine Court de Gebelin, un reputado escritor del siglo XVIII.

Otra teoría sobre la aparición del esoterismo es que el pueblo gitano promovió el tarot como sistema de adivinación en sus devenires por toda Europa.

También se cree que pueda tener un origen en la cultura china ya que en el siglo XI al emperador se le mostró un juego de 32 láminas similares a las de los arcanos mayores.

Sea como fuere en la actualidad tenemos un sistema que, basándose en varios de los sistemas estudiados en siglos anteriores formaron una baraja de 78 cartas, incluyendo detalles de las cartas originales y dando una impresión a color mucho más vistosa, así a día de hoy podemos disfrutar del arte del tarot enriquecida por varias culturas y civilizaciones pasadas.

Cartas del Tarot del amor

Como mencionamos antes las cartas del tarot se dividen en arcanos mayores y menores.

Los arcanos mayores son los siguientes, colocados por su numeración:

  1. El Mago: simboliza el poder absoluto, que todo está en tus manos.
  2. La Sacerdotisa: simboliza a la madre, la concepción.
  3. La Emperatriz: simboliza el equilibrio entre la mente y el espíritu.
  4. El Emperador: simboliza el poder sobre lo terrenal y lo material.
  5. El Hierofante: simboliza la voluntad divina, el respeto al orden.
  6. El Enamorado: simboliza el amor, la pareja, los hijos.
  7. El Carro: simboliza el éxito y el poder.
  8. La Justicia: simboliza el equilibrio, la justicia.
  9. El Ermitaño: simboliza al estudioso, al erudito.
  10. La Rueda de la Fortuna: simboliza rapidez y nuevas sorpresas.
  11. La Fuerza: simboliza la suerte y la fortuna.
  12. El Colgado: simboliza la pasividad de la persona, el sacrificio.
  13. La Muerte: simboliza un cambio importante, una gran transformación.
  14. La Templanza: simboliza el equilibrio y el autocontrol.
  15. El Diablo: simboliza las pasiones, las desdichas.
  16. La Torre: simboliza la ruptura y destrucción.
  17. La Estrella: simboliza la belleza, la juventud, lo positivo.
  18. La Luna: simboliza la confusión, la necesidad de un cambio importante.
  19. El Sol: simboliza el éxito y la felicidad.
  20. El Juicio: simboliza el momento de cambio, de renovación.
  21. El Mundo: simboliza el éxito, el triunfo.
  22. El Loco: simboliza el aventurero, el que se deja llevar por la situación.

Los arcanos menores se dividen en 4 palos:

  1. Los bastos simbolizan el trabajo, el éxito profesional, se relacionan con el otoño.
  2. Las espadas simbolizan la justicia, los problemas, se relacionan con el invierno.
  3. Los oros simbolizan los bienes, el dinero, se relacionan con la primavera.
  4. Las copas simbolizan el amor, la amistad, el odio, se relacionan con el verano.

Otros tarots interesantes que te pueden interesar: